Los 5 mejores paleontólogos de la historia

Como todos los aficionados a los dinosaurios sabéis,  hay cinco cazadores de huesos imprescindibles para conocer bien a los reptiles gigantes:

1. Othniel Charles Marsh

Nació el 29 de octubre de 1831 en Lockpot (USA). Desde niño ya era un gran aficionado a la paleontología y a los dinosaurios.

Se le considera uno de los mejores paleontólogos del siglo XIX por sus grandes hallazgos entre los que se encuentra el famoso diplodocus, el ceratosaurus, el estegosaurus o el allosaurus. Participó en la entrañable “Guerra de los Huesos” contra su rival Cope. En total descubrió 26 especies, muchas de ellas provocaron grandes avances en su campo de trabajo.

Murió en New Haven, Estados Unidos el 18 de marzo de 1899 a los sesenta y siete años.

Othniel Charles Marsh

Othniel Charles Marsh

2. Edward Drinker Cope

Nació el 28 de julio de 1840 en Filadelfia, Estados Unidos. Conocido por sus aptitudes como paleontólogo no tardaría en desenterrar su primer dinosaurio denominado por el dimetrodon. Aunque no pertenezca al Mesozoico, el dimetrodon, es el pariente más cercano a los dinosaurios anterior a la época mencionada antes. Hizo menos descubrimientos que su adversario, Marsh, pero sus logros nos han dado a entender muchas más cosas sobre los lagartos arcaicos que dominaron la Tierra hace 65 millones de años.

Cope murió el 12 de abril de 1897, convirtiéndose en una autoridad en el mundo de la paleontología.

Edwar Drinker Cope

Edwar Drinker Cope

3. Guideon Mantell 

Nació el 3 de febrero de 1790 en Inglaterra. Es uno de los pioneros de la paleontología. Se le considera así por su descubrimiento que fue crucial para las generaciones próximas de buscadores de huesos.

Mantell no era naturalista o geólogo, sino médico. Aunque se dedicara a esta profesión su interés por los fósiles siempre estuvo ahí. El día de su gran hallazgo, Guideon, llevó los restos de lo que parecían ser dientes de una iguana gigante. Observándolos Mantell descubrió que esos restos no eran de iguana, eran de un dinosaurio que más tarde llamó iguanodon o iguanodonte, según se prefiera.

Murió el 10 de noviembre de 1852 como uno de los mejores paleontólogos de la historia.

Guideon Mantell, de joven

Guideon Mantell, de joven

4. Richard Owen

Sir Richard Owen nació en Lancaster, Inglaterra el 20 de julio de 1804. Se licenció en anatomia en Londres, con la intención de analizar a los animales existentes y a los extintos y compararlos. Aunque la paleontología (ya por entonces se le consideraba ciencia) le interesaba. Hizo excavaciones hasta que dió con su primer trofeo: un ejemplar de dinornis. No era ningún dinosaurio o reptil gigante, sino un “ave” que seguramente convivió con el smilodon o tigre dientes de sable. Sus  contribuciones posteriores fueron más esqueletos del periodo Eoceno y posteriores. Un buen día de 1863 desenterró una criatura que lo cambiaría todo denominada por él: archaeopteryx. Es el primer ave de la historia, y vivió en el periodo Mesozoico, junto a los dinosaurios. Sus siguientes descubrimientos no aportaron mucho más al mundo de los dinosaurios.

Falleció el 18 de diciembre de 1892.Conocido por su gran cena en el interior de la maqueta de un iguanodonte junto con Mantell, Buckland y más paleontólogos de la época y por su descubrimiento que cambio el modo de ver de los paleontólogos.

Owen y su dinornis

Owen y su dinornis

5. Barnum Brown

Nació el 12 de febrero de 1873 en Kansas. Su pasión por los dinosaurios comenzó a los 21 años. Sus únicos hallazgos se hicieron en el yacimiento de Hell Creek, en Montana, EE.UU. Dichos descubrimientos fueron el gran hervíboro ankylosaurus y el magnífico terópodo conocido como tiranosaurus rex. Este último le llevó a la fama.

Brown murió el 5 de febrero de 1963 en Nueva York.

Barnum Brown

Barnum Brown

IMÁGENES DE: Wikipedia

Anuncios

Acerca de dinovida

Friki de los dinosaurios y aficionado al espacio.

Publicado el mayo 5, 2013 en Dinosaurios. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Interesante lista.El último de ellos, Barnum, se llevó la fama como bien dices por descubrir al más terrible de todos los encontrados hasta la fecha. Al bueno del Tiranosaurus Rex. 🙂

    Te animo a que ingreses en esa lista en no menos de 20 años.

  2. El relato sobre los pioneros de un universo tan apasionante y muy desconocido aún como los dinosaurios invita siempre a reflexionar sobre esa maravillosa cualidad del ser humano de buscar lo desconocido, de ir más allá y no darse por vencido ni satisfecho. La ciencia y la civilización han progresado así. Tengo la sensación de que quedan muchos dinosaurios por descubrir, muchos que esperan a que las nuevas generaciones de paleontólogos los saquen a la luz. Enhorabuena por el trabajo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: